xmlui.ArtifactBrowser.ItemViewer.show_simple

dc.contributor.authorCavalcanti, Clarissa
dc.contributor.authorRondón, Gabriela
dc.date.accessioned2022-04-23T22:54:50Z
dc.date.available2022-04-23T22:54:50Z
dc.date.issued2020-11-30
dc.identifier.citationCavalcanti, C., & Gabriela, R. (2020). Monitoreo de políticas de salud reproductiva en el marco de las respuestas al brote de COVID-19 y acciones de incidencia a nivel nacional para fortalecer el acceso a servicios esenciales de salud reproductiva a nivel nacional. Informe Nacional Brasil.es_ES
dc.identifier.urihttp://clacaidigital.info/handle/123456789/1626
dc.description.abstractEl 3 de febrero de 2020, el Ministerio de Salud de Brasil declaró Emergencia de Salud Pública de Importancia Nacional (ESPIN) por el nuevo coronavirus. Aunque el inicio de la pandemia ocurrió más tarde que en otros países, la situación en el país empeoró rápidamente y Brasil se convirtió en el epicentro de la Covid-19 en junio, superando a Estados Unidos en nuevos casos diarios. La pandemia, sin embargo, se vio agravada por la gestión de Jair Balsonaro quien desmanteló políticas de seguridad social y los ministerios enfocados en los derechos humanos; hubieron ataques a los derechos sexuales y reproductivos y el predominio de una narrativa anti-ciencia, que buscó deslegitimar la producción científica, las universidades y la salud pública del país. Este escenario se agravó en 2020, cuando minimizó la gravedad de la pandemia en varios momentos, alentó el fin del aislamiento social, el fin del uso de tapabocas y la invasión de hospitales para supuestamente demostrar que estarían vacíos. La gravedad del escenario brasileño impactó directamente en las políticas de salud reproductiva. Uno de los propósitos que tuvo la cruzada anti-género en el país fue la de remover los principales logros en materia de derechos sexuales y reproductivos de niñas y mujeres. En junio, el Ministerio de Salud publicó una nota técnica sobre el tema, en la que se reiteró la necesidad de mantener los servicios de salud sexual y reproductiva, los cuales deberían ser considerados servicios esenciales y ser ofrecidos de manera ininterrumpida para adolescentes y mujeres. Entre ellos, se citaron los servicios relacionados con la violencia sexual; acceso a anticoncepción de emergencia; el derecho de las adolescentes y mujeres a la salud sexual y reproductiva y al aborto seguro para los casos previstos por la ley; prevención y tratamiento de las infecciones de transmisión sexual, incluido el diagnóstico y tratamiento del VIH y otras ITS y la anticoncepción como necesidad esencial. Sin embargo, unos días después se sacó del aire la nota técnica y los integrantes del equipo responsable por ella fueron exonerados de sus puestos. Con el fin de obtener información se recopiló datos sobre la atención a la salud sexual y reproductiva en Brasil durante los meses de enero a octubre de 2020. Para los datos epidemiológicos, nos concentramos entre enero y julio de 2020 y estos meses de 2019, para posibilitar la comparación de los datos disponibles y permitir la mensuración de los efectos de la pandemia. La metodología utilizada fue: 1) Búsqueda en las bases de datos del Sistema Único de Salud (SUS) 2) Solicitudes de acceso a la información por el mecanismo de la ley n° 12.527/2011 3) Revisión de literatura científica 4) Observatorio de servicios de aborto legal en el país 5) Publicaciones de periodismo de investigación Finalmente, se utilizó información publicada por el periodismo de investigación para obtener datos adicionales y confrontarlos con información oficial. Se hicieron cruces comparativos entre los distintos datos sobre los mismos temas para llegar a los análisis finales que se presentan en este informe. Dos revistas fueron importantes para el análisis, el portal Género y Número y Revista Azmina, que producen datos y contenido feminista. La recopilación de datos demuestra cómo las políticas de salud reproductiva son insuficientes para las mujeres y niñas en el país en el contexto político actual. Si bien se han publicado reglamentos y notas técnicas sobre algunos de los servicios de salud reproductiva, no parecen haber sido suficientes para garantizar el pleno acceso a estos servicios por parte de la población. El gobierno federal no se preocupó por afirmar la esencialidad de estos servicios, y el mantenimiento del funcionamiento de la atención prenatal, el aborto legal, la anticoncepción y las pruebas y el tratamiento de las ITS y el VIH se debe en gran parte a una estructura previa, que no fue adecuadamente adaptada para la situación de emergencia, y por esta razón presentó graves fallas. Ante este contexto, en este informe se describe la situación general de la información recolectada, así como los tres grandes problemas en la atención a la salud sexual y reproductiva identificados: el ataque a las políticas públicas sobre aborto legal y sus consecuencias, la falta de políticas específicas para las poblaciones vulnerables más afectadas por la pandemia y las altas tasas de mortalidad materna asociadas a Covid-19. Los ataques políticos contra el aborto legal se intensificaron en agosto de 2020 y persisten.es_ES
dc.language.isoeses_ES
dc.publisherAnís – Instituto de Bioéticaes_ES
dc.subjectAcceso a los servicios de atención sanitariaes_ES
dc.subjectSalud sexual y reproductivaes_ES
dc.subjectPandemiaes_ES
dc.subjectCovid-19es_ES
dc.subjectBrasiles_ES
dc.titleMonitoreo de políticas de salud reproductiva en el marco de las respuestas al brote de COVID-19 y acciones de incidencia a nivel nacional para fortalecer el acceso a servicios esenciales de salud reproductiva a nivel nacional. Informe Nacional Brasil.es_ES
dc.typeOtheres_ES


xmlui.dri2xhtml.METS-1.0.item-files-head

Thumbnail

xmlui.ArtifactBrowser.ItemViewer.head_parent_collections

xmlui.ArtifactBrowser.ItemViewer.show_simple